La diseñadora

Ana Escudero: directora creativa

Nacida en las Islas Canarias, esta joven diseñadora dejó la isla de Gran Canaria hace diez años para ampliar sus horizontes en el departamento artístico y perseguir su carrera como Arquitecta de Interiores y diseñadora. Fue mientras cursaba sus estudios en la prestigiosa universidad Parsons The New School for Design en Manhattan que desarrolló su pasión, de manera fortuita, al tener la oportunidad de trabajar en un estudio de diseño en Nueva York que colaboraba con múltiples marcas de calzado. Habiendo tenido siempre un trasfondo artístico, se enamoró del complemento estrella y pieza fundamental en el atuendo femenino, y de la infinidad de posibilidades creativas a plasmar en algo tan pequeño pero a su vez tan esencial para la mujer.

Fue más adelante en el Cordwainers College en Londres, donde muchos de los más distinguidos diseñadores de calzado de los últimos años han cursado sus estudios, en el cual aprendió a dominar el arte de crear y fabricar zapatos impulsada por un ambiente altamente conceptual. Y gracias a esto junto con su deseo de crear una colección más comercial, que su estética combina elementos inusuales con un estilo más clásico, sin dejar que temporadas o modas pasajeras se interpongan entre la imaginación y el gusto personal.

Queriendo crear calzado para la mujer contemporánea, lanzó su carrera en solitario en 2017 con Acerina Cecile. Siendo el emblema de la marca “Combinando un estilo casual con uno más elegante, nace el zapato perfecto para cualquier ocasión imaginable”, Acerina Cecile se caracteriza por calzado innovador en cuanto a los materiales y las técnicas que dan forma a zapatos con infinitas posibilidades a los ojos de cada mujer. La marca, al igual que su diseñadora, se identifican con la femineidad, sofisticación, y un estilo de elegancia relajada. Esto se traduce en un producto que marca la rebelión femenina del momento, un estilo urbano sofisticado muy demandado por las mujeres jóvenes en espíritu que pisan fuerte cada día con confianza e individualidad.